Guía #1 de compras en Panamá

Jardines del Bonsái – Sucursal y teléfonos

El pionero en venta de Bonsái en Panamá no usa las plantas como negocio. Su vida la dedica al arte milenario de cultivar plantas normales en macetas especiales para contener su crecimiento. Escogió un lugar especial: el corazón del Parque Metropolitano de Panamá. Allí, cuida y le da una forma única a cada Bonsái para que compitan con la hermosura de los arboles sembrados a su alrededor en tierra firme.

Se trata del Jardines del Bonsái, atendido por Constantino Tserotas, un fanático de esta forma de hacer arte. Las especies, las herramientas, los materiales y la atención que se encuentra a disposición de los consumidores en este lugar; son de los mejores. Sin embargo, lo que más destaca es la asesoría especializada para cada cliente.

Jardines del Bonsái, Panamá

Tserotas es ex presidente de la Asociación Metropolitana de Bonsais y de la Asociación de Bonsais de Panamá; así que todo aquel que visite su Jardín estará en las mejores manos. Y aunque en Panamá hay otras tiendas que pueden vender árboles para cultivar como Bonsái, estos Jardines destacan así que te dejamos los datos si los deseas visitar.

Dirección: Avenida Juan Pablo II, Parque Natural Metropolitano, Panamá.

Teléfonos: +507 232-7547 | +507 232-7454 |+507 6574-9747

Facebook: https://www.facebook.com/jardinesdelbonsai/?ref=br_rs

Recomendaciones

¿Qué vas a encontrar en Jardines del Bonsái? Entre las principales recomendaciones está la especie de planta a usar para iniciar este hobby que puede ser apasionante y relajante a la vez. Los expertos recomiendan empezar por especies fáciles de mantener vivas. Pero todo dependerá del sitio donde se trabajará el cultivo.

  • Si es en el interior de una casa o algún espacio techado se recomiendan las especies: Ficus Bonsái, Jade, Carmona, Olmo.
  • Si es en el exterior donde la planta tomará mucho sol, se recomiendan las especies: Junípero, Aligustre o Acer

¿Cómo empieza un Bonsái?

Si alguien cree que esto es fácil se equivoca. Hay cuatro maneras de obtener un Bonsái y ninguna es rápida.

La primera es a lo tradicional: por semilla. Se siembra en una maceta y se cuida hasta que inicie el brote, que puede tardar años. Es el proceso más lento y tedioso de todos.

La segunda opción es cortar un esqueje, meterlo en el suelo y si son de las especies que pegan fáciles; cuando pega se logra un árbol más grueso. Lo malo es que a veces no funciona y se pierde tiempo.

Jardines del Bonsái, Panamá

La tercera forma es sacar el árbol pequeño de su habitad natural. Se recomienda que sea en una zona donde el viento azote fuerte e inclemente; porque eso hace que crezcan poco y sus troncos se desarrollan torcidos lo que los hace especiales al pasarlos a una maceta. El tiempo se pierde en esta opción porque hay que pasar el árbol a una maceta grande para que se adapte a su nueva modalidad.

La última opción es por acodo aéreo. Se toma una rama de un árbol grande y se prepara para que pegue de nuevo en la tierra. Ese pedazo de árbol hace el trabajo de restaurarse y en un mes y medio se puede convertir en un Bonsái.

Curiosidades

  • En las cuevas del Tíbet que se cree tienen más de 4 mil años, aparecen pintados en la pared, cuatro hombres cargando una caja de madera con un árbol frutal semejante a un naranjo o un limonero. Esto hace creer que la práctica de cultivar Bonsái era ejecutada primitivamente mucho tiempo antes de que se establecieran las técnicas hace 2 mil años.
  • La “biblia del Bonsái” existe. Se llama El arte japonés de los árboles en miniatura y paisajes. El libro fue escrito por Yuji Yoshimura y Giovanna Halford. Su nombre en inglés es The Japanese Art of Miniature Trees and Landscapes. Es muy fácil de conseguir en cualquier librería.
  • En China muchos que tienen Bonsái van a la montaña, observan los árboles y trata de copiar la forma como crecen en su entorno natural. A esto se le llama cultivo al estilo libre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *